Vive el momento, siempre estás donde debes estar.

Vive el momento, si tienes que hacer un esfuerzo donde estas, es que ese no es tu sitio. Es una frase simple, pero con gran significado.

Significa, entre otras cosas, que algunas veces puedes sorprenderte a ti mismo haciendo cosas por compromiso, y que realmente no quieres hacer. Y si esto es algo que te sucede muy a menudo, puede que estés perdiendo lo más valioso que tienes en la vida, tu tiempo. Pues mientras estas cumpliendo con tu compromiso, quizás estas dejando de hacer lo que realmente te gusta, estar con quien amas, disfrutar de tus aficiones, observar la belleza que te rodea…

vive el momento

Puede que un amigo te pida que le ayudes a hacer una mudanza, que un familiar te pida que le acompañes a algún sitio, que tengas que estudiar temas que te aburren o que tengas que trabajar en algo que no te gusta.

La clave consiste en encontrar el equilibrio, establecer prioridades y tener clara la diferencia que existe entre cosas que tienes que hacer y cosas que quieres hacer.

Por ejemplo, puede que no quieras estudiar lo que sea que te toca estudiar. Y entonces piensas “tengo que estudiar” y ese pensamiento, por si solo, tiñe de negatividad el hecho de estudiar.

Pero si lo piensas más detenidamente, puede que te des cuenta de que no tienes que estudiar, sino que “quieres estudiar”. Quieres estudiar porque quieres dedicarte a ese trabajo que siempre quisiste o porque quieres ganar dinero para hacer ese viaje que siempre soñaste, o esa casa que siempre deseaste…
¿Te das cuenta? Tú no tienes que estudiar, si no quieres estudiar no estudies. Simplemente tendrás que eliminar de tu mente el deseo de conseguir aquello que conseguirías con tus estudios.
Pero si realmente lo deseas y no estas dispuesto a renunciar a ello, te darás cuenta de que no tienes que estudiar, nunca “tienes” que estudiar ni trabajar si no quieres.

Lo mismo sucede con todo lo demás. Si un amigo te pide que le hagas un favor, como ayudarle a hacer una mudanza. Puede que ese día te apetezca más estar en casa tirado en el sofá o dedicar el día a hacer tus cosas. Pero te comprometes con tu amigo porque valoras su amistad, por lo tanto, no “tienes” que ayudarle, pero “quieres” ayudarle.

vivir el presente

Así que, deja de querer estar siempre en otro sitio distinto, o con personas distintas a con las que estás ahora, no estando a gusto nunca dónde estás, y vive el momento presente.

Estás siempre donde deberías estar y con quien quieres en este momento y no hay que pensar dónde o con quién te gustaría estar, acepta y disfruta cada momento, de dónde y con quién estás. La aceptación es fundamental para una vida plena, feliz, y en paz.

Es muy habitual estar en el trabajo y pensar en cómo te gustaría estar en tu casa. Especialmente cuando tenemos un mal día en el trabajo.
Tengo un amigo que siempre, cuando las cosas se ponen feas, exclama “Me quiero ir a casa”, al principio pensaba que lo decía literalmente (quiere irse a su casa). Pero con el tiempo descubrí que no, era una simple expresión que decía siempre que estaba agobiado. Lo descubrí porque me di cuenta de que cuando estaba en su casa también lo decía. Mi amigo no vive el momento cuando dice eso, se está proyectando a un lugar idílico que solo existe en su mente.

¿¡Cómo puedes decir “me quiero ir a casa” estando en tu casa!? Pues porque lo que mi amigo realmente quiere decir es que no está a gusto dónde está, o con la situación en la que está, y su pensamiento en ese momento es huir, huir lejos.

Amanecer

Pero si meditas en ello, si traes tu consciencia al momento presente, te darás cuenta de que estás haciendo exactamente lo que querías hacer; o por lo menos lo quisiste en algún momento. Y si por algún motivo las cosas han salido mal o han surgido imprevistos, y te encuentras haciendo algo, en algún lugar o con alguien con quien no quieres estar. Entonces plantéate seriamente si puedes cambiar la situación. Si puedes, hazlo. Y si no puedes acepta y vive el momento, aunque no quisieras vivirlo lo estás viviendo, y posiblemente nunca se repetirá.

La pregunta que debes hacerte es: ¿soy consciente, no sólo de lo que está ocurriendo en este momento, sino también del ahora mismo, como el espacio interior, vivo y atemporal en el que ocurre todo?

 

vivir

Meditación: Vivir plenamente

En este apartado queremos recomendar algunas de las formas de vida y técnicas de meditación que, en nuestra opinión, os ayudarán a tener una vida más plena y satisfactoria; y que por ello os ayudarán a poder trabajar, viajar y en definitiva a vivir plenamente y mejor.

Viajar, trabajar, vivir

Una de las cosas más importantes para poner tener una vida plena es saber vivir en el momento presente.

Hasta los antiguos pensadores lo decían: Carpe Diem.

Básicamente porque el pasado ya ha pasado y el futuro no ha llegado (y puede que nunca llegue), lo único que existe, lo único real es el momento presente.

Incluso cuando recordamos algo del pasado, cuando pasó fue en el momento presente; y lo que podamos imaginar que sucederá en el futuro, si es que algún día llega a suceder, también sucederá en el momento presente.

Esto demuestra que sólo existe el presente, el pasado y el futuro sólo existen en tu mente. Y esto no puede llevar a la conclusión de que siempre que te sorprendas a ti mismo recordando cosas del pasado o imaginando cosas del futuro, te estás perdiendo lo más valioso que tienes en la vida, lo único que realmente tienes, lo único que es real, el ahora, el momento presente.

Por este motivo, parece que puede ser una buena idea, aprender algunas técnicas de meditación para pasar el mayor tiempo posible viviendo el presente y el menor tiempo posible divagando en el pasado o en el futuro.

Atardecer

Cuando eras muy niño te resultaba muy sencillo vivir en el momento presente, sin meditación. Te ponías jugar y te quedabas inmerso en eso, no estabas preocupado por lo que pasó o por lo que podría pasar ¿Recuerdas?

Incluso si tienes una mascota, como un perro o un gato, observándolos puedes intuir que están viviendo en el presente, no se están comiendo la cabeza con lo que pudiera pasarles en el futuro o por errores que cometieron en el pasado.

La mente del humano adulto tiene la capacidad de crear grandes cosas, música, arte, tecnología, etc. Pero la misma herramienta que nos permite a los humanos crear esas maravillas, nos puede hundir en oscuros pozos sin no sabemos manejarla, se trata de un arma de doble filo. Por lo que aprender meditación y a controlar nuestra mente se nos antoja como parte esencial para una vida plena y satisfactoria.

Disfrutar de las pequeñas cosas

Hoy en día, parece que la mayoría de científicos están de acuerdo en que todo, absolutamente todo, incluso lo que llamamos “nosotros” es energía.

¿Y recuerdas lo que te enseñaron en el cole de niño sobre la energía?

Que la energía ni se crea, ni se destruye, sólo se transforma.

Por lo tanto, si es una pura ley física que la energía ni se crea ni se destruye, sino que solo se transforma, y ha quedado demostrado que todo, incluido nosotros, somos energía ¿Qué sucede cuando morimos? Saca tus propias conclusiones.

En esencia no somos más que células, compuestas por átomos, compuestos por protones y electrones girando alrededor de un núcleo, y para más inri algunos experimentos científicos han demostrado que ese núcleo, si se observa detenidamente con los instrumentos adecuados, se puede ver que aparece y desaparece continuamente.

Por lo que, si en esencia estamos formados por átomos, cuyo núcleo aparece y desaparece continuamente… ¿dónde están cuando desaparecen? ¿existimos en realidad?

La física cuántica intenta dar respuestas a estas preguntas con teorías como que cuando desaparecen están en dimensiones paralelas o que en realidad no existimos, ni nosotros ni nada de lo que vemos, y todo depende del observador, todo lo crea la mente.

Según estas teorías, podemos deducir que en esencia nada de lo que te sucede te sucede realmente a ti, todo le pasa al personaje creado por tu mente y que tú llamas “yo”.

Tú no eres tu cuerpo, porque si lo fueses no podrias decir “este es mi cuerpo”, ni tampoco eres tu mente, porque si lo fueses no podrías decir “mi mente”.

Tampoco eres sólo una combinación de cuerpo y mente ¡eres mucho más que eso! Mucho más q el personaje que tus padres, la sociedad y tú han creado, mucho más que tus ideas (que serían distintas sin en lugar de nacer dónde naciste hubieses nacido en Siberia o en Afganistan) y mucho más que tu historia… ¡eres el observador! la consciencia, el espacio en el que sucede todo, energía.

Meditación

Puedes, en tu meditación, plantearte que la vida es como un videojuego, con este personaje, esta mente y estos recursos que dispongo en esta vida que te ha tocado, el objetivo parece que debería ser divertirte todo lo que puedas.

Y así lo que haces lo haces siempre porque quieres ¡pero ojo! hay q analizar bien si lo que crees que quieres es lo que realmente quieres, porque por ejemplo puedes creer que quieres un yate. Y te imaginas junto a tus amigos y una pareja preciosa navegando los mares, pero realmente lo que quieres son momentos especiales junto a tus amigos y tu pareja.

Buda

Lo importante es que en el momento en que dejes de disfrutar haciendo algo dejes de hacerlo, porque la vida es corta, y la mayoría de personas viven calculando, consciente o inconscientemente, que vivirán hasta los 80 años, estudiaran hasta los 22, se casaran sobre los 25, tendrán hijos sobre los 28, se jubilaran a los 65 y entonces disfrutarán y vivirán tranquilos hasta los 80. Pero este plan tiene un fallo, y es que la gente también muere a los 30… y a los 40 y a los 50… Lo que debe reforzar nuestra idea de vivir el ahora, disfrutar ya, en el momento presente.